Decir Gracias

«Sentir gratitud y no expresarla es como envolver un regalo y no darlo.»

William Arthur Ward

Este es un buen momento del año para envolver regalos. Y darlos. Expresar la gratitud, envuelta o no, es uno de los presentes más maravillosos que podemos dar a otros y a nosotros mismos. Decir “gracias”, algo tan simple (y a la vez tan poco frecuente y esquivo), tiene un enorme valor.

Y es un año difícil para decir “gracias”. Un año cargado de profunda complejidad para toda la humanidad. Un año que marcará a toda una generación para quienes, las cosas tal cual eran, ya no son tal cual son.

Sin embargo, seguramente en tu vida hay mucho por lo que agradecer. Probablemente has escuchado muchas veces el consejo sobre la importancia de «agradecer» o «sentirse agradecido». Es cierto, a mí también en ocasiones me resulta un tanto «manual de autoayuda», pero sin embargo este es un año especial, en el que en general recibo mayormente expresiones de dolor, miedo, enojo y hartazgo de quienes me rodean. Al acercarnos entonces al cierre de este 2020 tan particular, reconocer todo aquello por lo que hemos de estar agradecidos es tomar y envolver ese preciado presente del que habla Arthur Ward. Tan importante, casi fundamental, es también expresar abiertamente esa gratitud.

La gratitud no niega o resta importancia a la dificultad. La idea de estar agradecidos no es la de perder contacto o relativizar aquello que es complejo en nuestras vidas en este momento. Conectar con la dificultad y el sufrimiento propio y ajeno es importante, y es de frente al sufrimiento (y no de espaldas) la manera en que podemos transitar hacia su cese. Estar agradecidos es una oportunidad de balance, de fortaleza frente a lo difícil, a lo complejo. No es entonces uno o el otro, es uno y el otro. Cuando expresas tu agradecimiento, no sólo encuentras mayor sostén en ti mismo sino también brindas un maravilloso caudal de energía en los demás que lo reciben.

La gratitud es contagiosa (analogía ideal para los tiempos que corren). Quienes son receptores de una expresión de gratitud tienden a sentirla en sí mismos y, en ocasiones, también compartirla. Y algo que es muy importante, no olvides de la gratitud hacia ti mismo por todo lo que has hecho por ti y por los demás… si te detienes a pensar, seguramente hay mucho por lo que te puedes agradecer. Simplemente que estés dedicando un momento de tu vida a leer esta reflexión es un buen motivo para sentir gratitud por aquello que haces por ti.

Espero entonces que en tu balance de fin de año recuerdes incluir todas las cosas por las que agradeces, y puedas luego envolver y, con generosidad, dar ese importante regalo.

Muchas felicidades,

Sozan

+4